martes, 25 de enero de 2011

De turismo


Con la cabeza bombardeada,
me siento en la banquilla.
Mis ideas pausadas quedaron.
Solo siento.
El viento fresco choca mi cuerpo tibio.
Mis ojos están sellados.
Escucho voces no familiares de lengua extranjera.
No logro entender, tampoco hago un esfuerzo por hacerlo.
El viento se aleja,
los rayos del sol ahora me acompañan, me inundan.
Mi cuerpo se llena de nuevas energías y ganas de vida.
Saco el pause a mis ideas.
Retomando mi turismo.

2 comentarios:

Victoria de los Ángeles dijo...

Muy bueno. Un auténtico artefacto. Necesito aprender mucho sobre tu sentido de la estética.
Besitos!

Elizabeth dijo...

Muy bueno Claudia, y que bien que estes publicando, es un gusto leer lo que escribes.
besos